LOS MEJORES PRODUCTOS PARA PREPARAR LA PENSIÓN (DESARROLLO POST DE 15/11/13 – ¡Pon en orden tu jubilación! 10 Consejos para preparar el futuro retiro. (Consejo 4)

LOS MEJORES PRODUCTOS PARA PREPARAR LA PENSIÓN (DESARROLLO POST DE 15/11/13 - ¡Pon en orden tu jubilación! 10 Consejos para preparar el futuro retiro. (Consejo 4)

Los mejores productos para preparar la jubilación son aquellos destinados al ahorro a largo plazo. Como quiera en mi post de noviembre sobre ellos, simplemente daba una idea general, durante los próximos cinco post, vamos a analizar en profundidad cada uno de ellos. http://bit.ly/19fr9Xk

El plan de pensiones individual
Por su comodidad y las ventajas fiscales, los planes de pensiones son los productos más utilizados actualmente en España para financiar la jubilación. Los planes de pensiones individuales son contratos en virtud de los cuales se efectúan aportaciones que se van acumulando y quedan permanentemente invertidas en activos financieros, con la finalidad de ir constituyendo un ahorro (derechos consolidados) para el cobro de prestaciones cuando se produzca alguna de la contingencias previstas:
• Jubilación: Acceso efectivo a la jubilación en el régimen de Seguridad Social correspondiente, ya sea a la edad ordinaria, anticipada o posteriormente.
• Incapacidad laboral del partícipe: Incapacidad permanente total para la profesión habitual, absoluta y permanente para todo trabajo o gran invalidez, según los criterios de la Seguridad Social.
• Fallecimiento del partícipe o beneficiario: Puede dar derecho a prestaciones de viudedad, orfandad o a favor de otras personas designadas.
• Dependencia severa o gran dependencia: Cuando, por pérdida de autonomía mental o física, se necesita la asistencia continua de otra persona para realizar actividades básicas de la vida diaria.

Cuando se produce cualquiera de estas contingencias, el beneficiario, que puede ser el partícipe (es decir, la persona a cuyo nombre se crea el plan y que realiza las aportaciones) u otra persona designada, tiene derecho a recibir una prestación, que es compatible con las prestaciones y pensiones públicas a las que también pudiera tener derecho.
Las aportaciones son las cantidades de dinero que se van realizando al plan. El partícipe tiene mucha flexibilidad para fijar la cuantía y periodicidad de las aportaciones, por lo que se trata de un producto accesible a cualquier economía. Se suele permitir que el partícipe realice aportaciones periódicas de cuantía determinada (mensual, trimestral…), así como aportaciones extraordinarias.

Existe la posibilidad de aportar al plan de pensiones del cónyuge y poder deducirse hasta 2.000 € de la declaración del propio aportante, siempre y cuando el cónyuge no obtenga rendimientos netos del trabajo ni de actividades económicas superiores a 8.000 €.
Las prestaciones de los planes de pensiones son dinerarias y pueden ser en forma de capital (es decir, la percepción de un pago único), de renta (percepción de dos o más pagos sucesivos con periodicidad regular), prestaciones mixtas (que combinen rentas y capital) o prestaciones distintas de las anteriores en forma de pagos sin periodicidad regular.
La opción de renta a su vez puede ser vitalicia (pagos durante el resto de la vida del beneficiario) o temporal (pagos periódicos durante un tiempo determinado).
Haga cuentas o pida el consejo de un experto sobre lo que resulte más adecuado de acuerdo con su situación en el momento de la jubilación.

La cuantía de la prestación estará en función de los “derechos consolidados”, que son el importe acumulado de las aportaciones realizadas por el partícipe más los rendimientos generados (rentabilidad).

Entre los mayores atractivos de los planes de pensiones destacan sus grandes ventajas fiscales. Todas las aportaciones realizadas pueden reducirse en la base imponible del IRPF (el ahorro fiscal se produce en el mismo año en el que se realizan las aportaciones). Existen límites máximos de reducción

Por lo tanto, las aportaciones representan un ahorro fiscal muy importante.
Respecto a las prestaciones, siempre tributan como rendimientos del trabajo, sujetos a retención a cuenta. Esto es así sean cuales sean su forma de percepción (capital, renta, combinación de ambas o cobros flexibles), el sujeto que las reciba (el propio partícipe u otro beneficiario) y la contingencia de la que deriven (jubilación, fallecimiento, incapacidad permanente, dependencia).

También se tratarán fiscalmente como rendimientos del trabajo las cantidades percibidas en los supuestos excepcionales de enfermedad grave y desempleo de larga duración.
Conviene tener en cuenta que la reforma fiscal del 2007 suprimió la reducción del 40% aplicable a las prestaciones en forma de capital (si bien se prevé un régimen transitorio). Como consecuencia, desde el punto de vista fiscal resulta más aconsejable recibir la prestación en forma de renta; recuerde que las prestaciones de planes de pensiones se consideran rendimientos del trabajo del año en que se perciben, por lo que tributan al tipo marginal que corresponda: a mayores ingresos, mayor tributación. Como en los años posteriores a la jubilación los ingresos suelen ser menores, recibir la prestación en forma de rentas previsiblemente permitirá tributar a un tipo inferior.

No obstante, si realizó aportaciones a planes de pensiones antes del 1 de enero de 2007, calcule si le conviene recibir la prestación en forma de capital, ya que a las prestaciones derivadas de esas aportaciones se les aplicaría la reducción del 40% prevista en el régimen transitorio.

Vemos que la ventaja fiscal de los planes de pensiones es el aplazamiento de los impuestos hasta el momento de la jubilación, cuando los ingresos normalmente son inferiores. Es “pájaro en mano”, dinero que, en vez de pagarse a Hacienda, trabaja para usted, generando intereses durante años.

Impacto de las modificaciones fiscales de 2012 en los planes de pensiones:
La reforma fiscal de 2012 no introduce modificaciones directas, ni para las aportaciones ni para las prestaciones de los planes de pensiones en el régimen general. Sin embargo, la subida de la escala de gravamen para 2012 y 2013 sí tiene implicaciones.

Recordemos que todas las aportaciones a planes de pensiones reducen la base liquidable general, reduciendo los impuestos a pagar a tipo marginal. Esto significa que el ahorro fiscal por aportaciones realizadas durante los ejercicios 2012-2013 será mayor respecto al 2011, 2014 y siguientes.

Por otro lado, las prestaciones recibidas por planes de pensiones incrementan la base liquidable general del IRPF, y por lo tanto, durante los ejercicios 2012-2013 incrementarán los impuestos a pagar a tipo marginal respecto al 2011, 2014 y siguientes.

A tener en cuenta:
• No es un producto que ofrece liquidez. Sólo se puede disponer del dinero de un plan de pensión si se produce alguna de las contingencias cubiertas por el plan. No es, por tanto, un producto adecuado para otros fines. No obstante, si el plan de pensiones así lo establece, podrá rescatar su ahorro, en dos supuestos:
• Enfermedad grave
• Desempleo de larga duración

No es un producto exento de riesgo. Las aportaciones de los partícipes, y cualesquiera otros recursos adscritos al plan de pensiones, se integrarán obligatoriamente en un fondo de pensiones, administrado por una entidad gestora con el concurso de una entidad depositaria. El gestor se responsabiliza de invertir el dinero en distintos instrumentos financieros con diferentes niveles de riesgo, como por ejemplo depósitos bancarios, títulos de renta fija (deuda pública y privada), renta variable (en bolsa), futuros y opciones, otros fondos…

Hay infinidad de planes en el mercado y siguen diferentes políticas de inversión, más o menos agresivas. Cuanto mayor es la hipotética rentabilidad, mayor el riesgo. Es importante elegir un producto que se ajuste a sus expectativas de rentabilidad y riesgo. Puede cambiar de un plan a otro sin penalización. Y cualquier persona puede disponer de varios planes con niveles de riesgo distintos y así diversificar su inversión.

Nadie puede garantizar el futuro. Los planes de pensiones han sufrido desde su aprobación cambios legislativos y fiscales. Por ello, nunca está de más que cuente con otro producto adicional de ahorro-inversión para su jubilación.

Tagged with: , , , , , , , , , , , ,
Posted in Sin categoría

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categorías
January 2014
M T W T F S S
« Dec   Feb »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
%d bloggers like this: