DEPENDENCIA: CENTROS RESIDENCIALES. NUEVAS REALIDADES, NUEVAS SOLUCIONES

DEPENDENCIA: CENTROS RESIDENCIALES. NUEVAS REALIDADES, NUEVAS SOLUCIONES

Muchos de vosotros, los que me seguís a través de mi blog Blog de Rafa Ardura: “Con conocimiento de causa….”, o en las redes sociales, (aunque este feo el decirlo), me conocéis como un conocedor profundo del negocio inmobiliario, pues en mi curriculum profesional podréis encontrar cualquier forma de planificación gestión, y desarrollo, de cualquiera de las formas de “tratar”, un inmueble, desde hace más de veinte años.

En estos días de descanso coincidiendo con la Semana Santa, he estado leyendo y releyendo el informe 2013 de la consultora DBK, filial de Informa D&B (Grupo CESCE); os adjunto enlace del sumario http://bit.ly/1o2z0gM; y comparándolo en resultados globales con el de 2012. Para no aburrir con datos digamos que me han llamado la atención dos cosas, una que la “sangría”, continua aunque la “hemorragia” se está atajando, pues se han pasado en ratios de facturación, de pérdidas de entre el 8 al 12% en 2012, y de 2-2,5% en 2013.

La segunda cosa que me sorprende es que todo se justifica en la paulatina disminución de la capacidad adquisitiva de las familias, lo que ha provocado la reducción de los niveles de ocupación, o lo que es lo mismo la “dichosa crisis”, y ello entre los propios gestores privados.

Que ahora encuentras plazas en las residencias, centros de día, públicos o privados, (lo que hace unos años era impensable), eso es indubitado. No voy a entrar en la guerra de cifras, para mi humilde opinión, el management no ha sido el correcto, el adaptativo, y por tanto me da igual si estamos hablando de un 15% ó de un 25%, de total de plazas disponibles, pero justificarlo sólo en el “momento en que nos ha tocado vivir”, en algo coyuntural, “tras la tormenta, llegará el buen tiempo”, “aguantaremos hasta el cambio de ciclo”, me parece erróneo.

A la hora de analizar esta situación, no podemos hablar sólo del “desmantelamiento”, sistemático y programado de la Ley de Dependencia, como único responsable de la hecatombe; pues la crisis se ha convertido en el pretexto perfecto para justificar la reducción de prestaciones y servicios, que cuando “no” había crisis ya se suponía que no se iban a poder sostener. Aunque si es cierto que ello ha venido “de perlas” al Gobierno, para proceder al sistemático incumplimiento, y al torticero aniquilamiento de las prestaciones y servicios, especialmente los vinculados con los servicios sociales.

Y de aquí mi presentación del post. Si somos rigurosos en analizar, como decía, este asunto, nos encontramos con que hay un precedente de base, malo, ….muy malo, como fue la proliferación de residencias en época de la promoción inmobiliaria desaforada. Se construían residencias al ritmo que se hacían los bloques de pisos, atendiendo a expectativas y no a análisis de mercado, es decir, atendiendo al auspicio de la Ley de la Promoción y Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, y no a criterios demográficos y de rentabilidad del mercado. El ROI de la inversión en una Residencia, no es precisamente rápido.

Consecuencia de ello es que hay poblaciones con un volumen de centros muy superior a sus necesidades.

O sea que tenemos un precedente de este problema, management erróneo, construyendo un modelo de negocio con base en el boom inmobiliario, la crisis, reconozco que en el centro de todo, y además para mí un tercer problema que detecto en los propios gestores, tanto de lo público como de lo privado. Y esto no es una crítica, es una mirada objetiva “desde” “fuera”, aunque ya dicen que es muy fácil ver los “toros desde la barrera”; que no es otro, que la no adaptación de ese management a la realidad.

Por un lado se ha estado más preocupado en tener el mejor producto y/o servicio….”el mejor modelo de atención personalizada”, ¿Cuál, es?, el de cada gestor, o el del Mayor?, y lo colocamos en el centro o posición dominante del mercado. Para ello nos apresuramos, esforzamos en obtener certificados ISO, estudios científicos que avalaban nuestras tesis, nuestros modelos; etc…., y por otro, no se vio venir el avance imparable de la competencia, en la cobertura, de un mejor análisis de la realidad del tercer sector: El mayor de 65 años, quiere estar en su casa, en su entorno el máximo tiempo posible, lo que acortará los plazos que permanezca en una residencia, y ello apoyado en que la política sanitaria preventiva favorece este argumento, así como la propia voluntad de las personas dependientes y sus familias, como los avances tecnológicos que también ayudan a facilitar soluciones para que los Mayores puedan permanecer en su hogar de toda la vida.

Como se reaprende, para no quebrar?. Hay en mi humilde opinión que colocar al Mayor en esa posición dominante del mercado, para desde ahí, encontrar soluciones en las Residencias que atraigan nuevamente al residente, utilizando la innovación, y la profesionalización. Un ejemplo para mí muy claro que avanza en esa dirección es AMADE, cuyos rectores, están trabajando sin descanso en esa dirección.

Y, en segundo lugar, aunque “suene mal”, trabajar con Patronales, Administraciones y Sindicatos, para cerrar aquéllos centros cuya sostenibilidad sea inviable, para evitar que la situación se vaya de las manos, como pasó en su día con el ladrillo.

Tagged with: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,
Posted in Sin categoría

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Categorías
May 2014
M T W T F S S
« Apr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
%d bloggers like this: